El Chouf, miña terra galega

El Chouf es una zona montañosa al sur de la capital Beirut, una de las regiones más emblemáticas del país en la que se forjó buena parte de la historia libanesa. Es el bastión de una peculiar ortodoxía del islám, los drusos, aunque los musulmanes no los consideran dentro del Islam. Los drusos desciende supuestamente de la corriente chíita e integran muchos elementos de otras religiones y tradiciones sectarias. Los drusos son unos señor con con bigote, cabeza rapada tapa por gorritos peculiares y con pantalones de esos de “culo cagao”, que han mantenido muchos aspectos de su idiosincrasia religiosa en el más absoluto secreto, lo que los convierte inmediatamente en interesantes a ojos del extranjero. Los drusos son una corriente muy oscura, pues entre ellos, sólo unos pocos “sabios” tienen acceso a sus textos sagrados y la mayoría se mantienen ajenos a los asuntos religiosos. En las montañas de Chouf han convivido tradicionalmente en armonía drusos y cristianos maronitas, aunque a medidos del siglo XIX se mataron un poquito entre ellos y durante la guerra civil se mataron bastante entre ellos y los maronitas fueron parcialmente expulsados de la zona.

vejete druso

El Chouf es una de las regiones más bellas del Líbano. Es verde, arbolado, montañoso y no es esperpento urbanísitco como el resto del país. Cuando entre en las montañas del Chouf por primera vez me recordó terriblemente a Galicia, por lo comentado y especialmente por la existencia de bancales en las laderas que evocan a la Ribeira Sacra. Pero probablemente todas las similitudes geográficas que he asimilado sean mayormente producto de la constatación de las enormes similitudes sociopolíticas con la “terriña”.

yo y el Chouf

Los drusos son la comunidad libanesa más cerrada y con menos escisiones. Su líder político es Walid Jumblatt, hijo del antiguo líder, Kamal Jumblatt, que fue asesinado durante la guerra civil. El partido político al que pertenece es el Partido Socialista Progresista. Jumblatt siempre ha pretendido dar un imagen moderna, con su estética rompedora en su juventud y con su dialética marxista es sin duda uno de los más peculiares elementos del panorama olítico libanés. Pero la realidad da muestras claras y abiertas de las más anacrónicas formas de feudalismo clientelar. Jumblatt abre su palacio los sábados por la mañana para recibir a sus vasallos y solucionar sus problemas más inmediatos: una licencia por aquí, un puesto de trabajo por allá, un soborno por acolá… Cuando decidimos visitar la zona, llamamos y concertamos con la seguridad del “príncipe druso” poder visitar su castillo ese sábado por la mañana. Las medidas de seguridas son tremendas y absurdas. Una vez dentro uno no puedo sino asombrarse de la majestuosidad de la espectacular morada y en nuestro caso también pudimos disfrutar además de la majestusidad de la mujer de Jumblatt que, altiva, abandonaba el recinto a nuestra llegada en su Porche Cayenne. La idea era visitar el palacio e irnos, pero al decirle a uno de los hombrecillos de Jumblatt que éramos de la Embajada, este insitió mucho en que los viéramos, que nos recibiría encantado. No dio vergüenza decir que no y aceptamos. Jumblatt recibe en una humilde sala que tiene sillas alrededor, siendo una de ellas la destinada al líder. Esperamos a que acabara la reunión que tenía con el patriarca de la Iglesia Ortodoxa tomando café con mucho cardamomo (forma de demostrar riqueza según uno de nuestros acompañantes) y contemplanto infames cuadros de estética decimonómica con motivos soviéticos. Entró y tomó asiento. El hombre está hecho una mierda, flacucho, alicaído, triste… nos recibió sin afeitar y con una cazadora raída. Se supone que recibía en el orden que la gente estuviese sentada (en el sentido de las agujas del reloj) pero el primero en ser atendido fue un ministro que había acudido ese día. Luego siguió el orden establecido. Allí estaba el cacique ordenando y diponiendo ante el regocijo de los beneficiarios de su inmensa gratirud. Nosotros fuimos de los primeros. No sabíamos muy bien qué decirle: “Sr. Jumblatt, somos de la embajada de España, estamos visitando la zona y es un honor que nos reciba”. El preguntó por el embajador, nos dimos las manos y nos fuimos, que todavía tenían una larga jornada caciquil por delante y tampoco era plan de alargarla con asuntos triviales.

Jumblatt con los ortodoxos
Published in: on 10 marzo 2010 at 17:08  Comments (3)  

No quiero que esto se convierta en Arabia Saudita

– ¿Alguna vez has estado en Sabra?

– No.

– ¿No?

– Hay muchas cosas que os interesan a los extranjeros y que nosotros no iremos a visitar nunca. Además, ¿qué hay en Sabra?

– Palestinos, un mercado apestoso, carteles de Hamás y miseria, mucha miseria.

– ¡Qué maravilla! Me lo apunto para pasar mi próximo día libre…

– ja, ja, ja. Los palestinos… Mucha solidaridad en los países del entorno pero… ¡no los quiere nadie!

– Bueno, están en un país que no es el suyo armados hasta los dientes y son un factor de desestabilización que ha afectado de manera decisiva a la traumática historia moderna del Líbano.

– Bueno, no pueden volver a su país, que nisiquiera tiene estatus de tal y vosotros no les dais la nacionalidad ni permisos de trabajo mientras siguen miles de inmigrantes de Bangladesh, Sri Lanka y Etiopía. Así no se van a integrar nunca y van a seguir siendo un “factor de desestabilización”.

– No podemos permitirnos darles la nacionalidad…

– ¿Por qué dices “podemos”? ¿Por qué hablas de “vosotros los crisitanos”, en terminos comunitarios si no soportas a la mayoría de partidos crisitanos? Detestas a Gemayel y su falange, no puedes con Geagea y sus Lebanese Forces… ¡joder, de hecho apoyas a Hizboláh!

– Si les damos la nacionalidad… ¡Nos convertiríamos en una minoría! No quiero que esto se convierta en Arabia Saudita.

– No creo que se convierta, recuerda que esto es el prostíbulo de los árabes que vienen de vacaciones dejan a sus mujeres de compras en el ABC, se quitan la chilaba y se van a Jounieh a emborracharse y a dejarse los petrodólares en la multitud de prostíbulos de la zona. Supongo que le interesa seguir manteniendo un Líbano igual de liberal y libertino.

– ¡Qué consuelo!

Published in: on 2 febrero 2010 at 7:45  Comments (4)  
Tags: , ,

Chicas guapas en descomunales todoterrenos americanos: Este es mi Líbano

El último mes ha sido movidito, mucho trabajo, muchos viajes, muchos actos sociales y poco tiempo y ganas de escribir. Y no es que falte temática para ello precisamente.

Los viajes por Siria y Jordania fueron muy similares. Desorganizados, improvisados y cansados, aunque amenos pues la compañía era grata e impresionantes pues he visto cosas que recomiendo no morir sin antes haber visto. De hecho recomiendo no morir en general. Compañías inmejorables: los amigos de aquí, las nuevas gentes conocidas y especialmente los amics cairotas que me acompañaron en mi segunda estancia en Siria. Cosas espectaculares: Básicamente Petra y el Mar Muerto. De Petra poco hay que decir, quizá recalcar la simpatía de las bellas beduinas con las que departimos. Bañarse en el Mar Muerto es una sensación extremadamente rara y que no es fácil de explicar. Meterte en el agua y notar como esta te repele hacia arriba… ese agua aceitosa que parece que no se va a secar nunca… imprescindible. Cosas sobrevaloradas: Palmira, muy bonito, pero sobrevalorada para la fama mundial que tiene, sobre todo si lo comparamos con Jeras (Jordania) o sin ir más lejos con algunos edificios de Itálica y Mérida. Tiene un extensión mucho mayor que estos ejemplos citados y está en medio del desierto, pero está en pésimo estado o demasido restaurado como es el caso del teatro y el fuerte. La famosa columnata es de risa si la comparamos con la de Jeras o con Baalbek (según parece). Más cosas sobrevaloradas: El Wuadi Rum. Cosas indispensables: Damasco, un paseo por los zocos y por las callejuelas que los rodean. Cosas prescindibles en un corto viaje: Amman. Cosas a mejorar para futuros viajes: la organización.

Por lo demás la vida sigue su curso en Beirut con su típico invierno mediterráneo: cuando llueve lo hace de verdad y hace muy poco frío, cuando no calor, sobre todo si lo comparamos con el invierno que estáis teniendo en España, que riete tú de Al Gore y el cambio climático.

El tráfico sigue siendo infernal. Los taxistas siguen pitando. Las chicas guapas siguen conduciendo descomunales todoterrenos americanos. Todo en orden.

Hasta la próxima. Feliz Navidad y própero Año Nuevo.

Published in: on 22 diciembre 2009 at 10:56  Comments (7)  
Tags: , , ,

THIS IS LEBANON

Después de seis meses de próspero desgobierno, finalmente el Primer Ministro Hariri ha conseguido contentar a casi todo el mundo con el reparto ministerial y formar un gobierno. Esto es comprensible, pues resulta difícil cuadrar en cada ministerio a un político (afín o no) cuyos negocios privados se puedan ver beneficiados desde su nuevo cargo.

Después de mucho informarme sobre el complejo sistema político libanés, la conclusión es que es una demencialmente abierta e institucionalizada farsa democrática, que supera colmadamente en sinvergonzonería nuestra propia farsa democrática.

Con esta entrada he querido reflejar a grandes rasgos en qué consiste este sistema y como se ha llevado a la práctica en las últimas elecciones.

SISTEMA CONFESIONAL:

El sistema confesional libanés consiste en el reparto de escaños en función del credo que profese cada político. Así pues, cristianos y musulmanes tienen el mismo número de escaños aunque los musulmanes sean al 60% de la población. Así pues, grupos minoritarios como los griegos ortodoxos, los armenios católicos u ortodoxos u otros, tienen un peso desmedido para la población que representan. Así pues, antes de las elecciones ya sabes el número de escaños que va a llevarse el partido de Hariri, el único grupo relevante sunita. Así pues la oposición puede tener 100.000 votos más (sobre un millón y medio de votos) y perder las elecciones.

SISTEMA DE PARTIDOS:

Coaliciones:

14 de marzo (71 escaños con el 45%  de los votos): Coalición vencedora de las últimas elecciones, formada por diferentes partidos principalmente sunitas y cristianos de diferentes sectas. Integra el partido del Primer Ministro Hariri. Son marcadamente antisirios.

8 de marzo: (57 escaños con el 55% de los votos): Coalición que perdió las elecciones a pesar de obtener mayor número de votos. Integra a Hizzbolah, Amal y al Free Patriotic Movement entre otros.

Lebanon First: Coalición que concurrió a las últimas elecciones y que integra a gran parte de las fuerzas del 14 de marzo.

Partidos con representación ministerial:

14 de  marzo:

Movimiento de Futuro (teóricamente secular, mayoritariamente sunita).  Líder: Saad Hariri

Falange (cristiano maronita): Concurren como Kataëb. Líder: André Gemayel.

Libanese Forces (cristiano maronita). Líder: Samir Geagea

Partido Socialista Progresista (teóricamente secular, mayoritariamente druso): Siguen apoyando a Hariri aunque se han desmarcado de la coalición 14 de marzo. Líder: Jumblat

Independientes del 14 de marzo.

8 de marzo:

Hizzbolah (chiita). Líder: Nassrala

Amal (chiita). Líder: Nabij Berry

Free Patriotic Movement (teóricamente secular, mayoritariamente cristiano maronita). Concurren como CPL. Líder: Michel Aoun

Marada (maronita). Líder: Sleimane Frangié 

Otros partidos con representación parlamentaria:

14 de marzo: Partido Hunchak, Grupo Islámico, Partido Democrático Liberal Armenio, Movimiento Democrático de Izquierda, Partido Liberal Nacional.

8 de marzo: Partido Demócrata Libanés, Federación Revolucionaria Armenia, Partido Nacionalista Social Sirio, Partido Baaz, Partido Solidaridad.

NUEVO GOBIERNO:

Ministros de la mayoría parlamentaria:

Saad Hariri (39), sunita  – Primer Ministro

Partido: Lebanon First (Future)

Hijo del anterior presidente Rafiq Hariri, cuyo asesinato en 2005 desencadenó la salida de las tropas sirias un año después.

Está en el comité ejecutivo de Oger Telecom y su familia es propietaria de Solider, la empresa encargada de la reconstrucción de Beirut tras la guerra de 2006.

Raya el-Haffar (42), sunita – Finanzas

Partido: Lebanon First (Future)

Formó parte del gabinete del padre del actual Primer Ministro

Mohammad Rahhal (30), sunita – Medio Ambiente

Partido: Lebanon First (Future)

Miembro de la Liga Árabe y del comité ejecutivo de la Unión de Jóvenes Africanos y Árabes de Sudán.

Hassan Mneimne (), sunita – Educación Nacional y Enseñanza Superior

Partido: Lebanon First Future

Doctor en historia por la Sorbona.

Mohammad Safadi (65), sunita – Economía y Comercio

Partido: cercano a Future

Hombre de negocios con inversiones en banca, aviación, construcción y nuevas tecnologías. Se dedica a la política desde 2000.

Forma parte de las fuerzas del 14 de marzo.

Tarek Mitri (59), griego ortodoxo – Información

Partido: Lebanon First

Portavoz del gobierno.

Siempre se ha movido en el ámbito universitario. Director del programa de diálogo islamo-cristiano en el Consejo de las iglesias de Oriente Medio en los 80.

Ocupa su quinto ministerio desde 2005. Ha sido ministro de ámbitos diferentes.

Michel Pharaon (50), greco ortodoxo – Estado

Partido: Lebanon First

En la esfera política desde 1996, ha sido nombrado Ministro de Estado por segunda vez.

 Jean Oghassabian (55), armenio ortodoxo – Estado

Partido: Lebanon First

Miembro del Alto Consejo para el Enjuiciamiento de Presidentes y Ministros, y de la Comisión Parlamentaria de la Francofonía.

Ibrahim Najjar (68), greco ortodoxo – Justicia

Partido: Lebanese Forces

Abogado y autor de numerosas obras jurídicas. Profesor en la USJ y miembro de múltiples asociaciones de especialistas en derecho privado y arbitraje internacional. Además es director y fundador de Revue Libanaise d’Arbitrage Arabe et International.

Sélim Wardé (41), greco católico – Cultura

Partido: Lebanese  Forces

Fundador de la bodega Domaine Wardé (vinos y arak) y presidente del Sindicato de Productores de Bebidas Espirituosas en Líbano y secretario general de la Federación de Viñedos y Vino.

Sélim Sayegh (48), maronita – Asuntos Sociales

Partido: Kataëb

Doctor en derecho y especialista en relaciones internacionales. Falangista y consejero del antiguo presidente Gemayel. Vicepresidente del partido.

Boutros Harb (65), maronita – Trabajo

Partido: Lebanon First

Abogado con la trayectoria política. Uno de los sostenedores del movimiento del 14 de marzo.

Ghazi Aridi (55), druso – Obras Públicas y Transporte

Partido: Partido Socialista Progresista

Físico y fundador y director de la revista La Voix de la Montagne desde 1984 hasta que se cerró en 1994.

Ha sido ministro en cuatro ocasiones.

Akram Chehayeb (62), druso – Desplazados

Partido: Partido Socialista Progresista

Licenciado en Historia Moderna y Contemporánea.

Ha sido ministro anteriormente y preside la Comisión Parlamentaria del Medio Ambiente desde1999

Waël Bou Faour (37), druso – Estado

Partido: Partido Socialista Progresista

Miembro del consejo ejecutivo del PSP y Secretario General de las juventudes del PSP

Ministros designados por el Primer Ministro

Ziyad Baroud (39), maronita – Interior y de las Municipalidades

Partido: Independiente

Licenciado y Doctor en derecho. Conferenciante de la USJ y consejero del PNUD.

Élias Murr (47), griego ortodoxo – Defensa

Partido: Independiente

Abogado. Preside numerosas asociaciones en Líbano y el extranjero principalmente financieras, inmobiliarias o turísticas. Lo intentaron asesinar en 2005.

Mona Afeiche Choueiri (66), griega ortodoxa – Estado 

Partido: Independiente

Ejerce la abogacía desde 1967 y activista en numerosas ONG’s y fundaciones.

Adnane Sayyed Hussein (55), chiita – Estado

Partido: Independiente

Licenciado en derecho, doctorado en ciencias y políticas y experto en relaciones internacionales.

Adnane Kassar (), sunita – Estado

Partido: Independiente

Presidente de las Cámaras de Comercio, de Industria y Agricultura de Líbano.

Ministros de la minoría parlamentaria

Gebran Bassil (39), maronita – Energía y Recursos Hidráulicos

Partido: Free Patriotic Movement

Ingeniero civil y máster en telecomunicaciones. Yerno del líder del partido, Michel Aoun. Uno de los ministros más relevantes. Trabaja en el sector de la construcción e inmobiliario.

Youssef Saadé (42), maronita – Estado

Partido: Marada

Licenciado en Dirección de Empresas y activista en el movimiento Marada desde 1988.

Fadi Abboud (54), maronita – Turismo

Partido: Free Patriotic Movement

Presidente de la Asociación de Industriales.

Charbel Nahas (55), griego católico – Telecomunicaciones

Partido: Free Patriotic Movement

Ingeniero de puentes y caminos con diplomas en antropología y economía. Encargado de la reconstrucción del centro de Beirut en los 80. Consultor de diferentes estudios de desarrollo en el  mundo árabe en cooperación con el PNUD.

Abraham Dadayan (70), protestante – Industria 

Partido: Free Patriotic Movement

Ingeniero civil, ha trabajado en Siria durante años. Dirige la sociedad Hamad ben Khaled al-Thani en Qatar.

Ali Hussein Chami (64), chiíta – Asuntos Exteriores y Emigrados

Partido: Amal

Licenciado en Ciencias Políticas. Profesor universitario.

Mohammad Jawad Khalifé (48), chiíta – Sanidad

Partido: Amal

Profesor de medicina y Ministro de Sanidad desde 2004.

Ali Hussein Abdallah (58), chiíta – Juventud y Deporte

Partido: Amal

Cirujano, fue Ministro de Turismo en el pasado,

Hussein Hajj Hassan (49), chiíta – Agricultura

Partido: Hizzbolah

Químico y Doctor en Física y Química. Ostenta uno de los ministerios más poderosos y más importantes para Hizzbolah.

Mohammad Fneich (56), chiíta – Estado para el Desarrollo Administrativo

Partido: Hizzbolah

Acticvamente contrario a la invasión israelí, fue hecho prisionero por Israel en el 84. Diputado desde 1992, ha sido ministro en diferentes ocasiones.

Published in: on 23 noviembre 2009 at 8:40  Comments (3)  
Tags: ,

Beirut Vs Damasco

Después de un fin de semana en la capital siria, apenas he podido vislumbrar un ápice de lo que hubiera sido mi vida allí. ¿Hubiera aprendido más árabe? Seguro. ¿Hubiera tenido más vida social? De ninguna manera. ¿Siria tiene más que ver? Qué duda cabe. ¿Beirut tiene más ocio? Muchísimo más. ¿Dónde hubiese ido más holgado de dinero? En Damasco. ¿Dónde habré sacado más provecho profesionalmente hablando? Probablemente en Beirut. ¿Las visitas hubieran preferido Siria? Qué le vamos a hacer… La gente lo primero que pregunta es si crees que has ganado con el cambio. Lo segundo que comenta es que sí, que mucho mejor Beirut, dónde va a parar. La mayoría de los que emiten esos juicios de valor nunca han vivido en los dos países lo suficiente como para ser tan tajantes.

No sé que me hubiera deparado mi año por tierras sirias, pero es una experiencia que ya no voy a vivir, por lo que no tiene sentido entrar a valorar ese cambio. Cada persona es un mundo, y las circunstancias nos condicionan cuando no, determinan. Dos personas de perfiles similares en el mismo contexto pueden dar lugar vivencias opuestas. Todo depende de muchos factores, algunas controlables, otros inherentes a la persona, otros sometidos al puro azar.

Cuán relativista me ha quedado el escrito de hoy mes amis.

Published in: on 10 noviembre 2009 at 10:14  Comments (5)  
Tags: ,

Árabes y fenicios.

Líbano es un país desordenado, caótico y sucio. En Líbano hay zonas en las que el gobierno libanés no pinta nada y que el poder efectivo está en manos de milicias armadas. En la capital se reproduce este fenómeno. En Líbano hay campos de refugiados palestinos a los que a pesar de llevar decenas de años viviendo en este país no se les concede la nacionalidad y por tanto no pueden trabajar, lo que no perjudica a nadie tanto como a los libaneses. En Beirut también hay barrios enteros que se consideran campos de refugiados. En Líbano conviven 17 grupos religiosos diferentes (18 si contamos a los 500 judíos contados que hay). Entre los libaneses es normal preguntarse directamente a qué grupo pertenecen, o más sutilmente, que en qué barrio viven, de dónde vienen sus padres o como se apellidan. Las calles de Beirut y todos los pueblos y carreteras del país están atestadas de carteles con las fotos de sus mártires (abertzale style) y de sus líderes políticos. Los líderes políticos de cada facción son hijos de los anteriores líderes de la misma facción, en la mayoría de los casos asesinados. Todos sus políticos, durante los últimos 50 años, pertenecen a solamente unas 500 familias. La casta política parasitaria que diría Don Enrique de Diego, y que aquí se alimenta principalmente de una sociedad fragmentada que no acaba de cicatrizar las viejas heridas. Son políticos que viven de sus creencias religiosas. No tienen mayor ideología que la pertenecía  a una facción religiosa o a otra. Su único objetivo es liderar la forzada representación de su grupo en la vida política. Esta representación es forzada porque constitucionalmente está determinado a qué grupo religioso debe pertenecer el presidente (cristiano maronita), el primer ministro (suní), el presidente del parlamento (chií) y demás cargos, así como las proporciones en que se reparten los cuarenta y pico ministerios. Su sistema es una farsa democrática. Llevan cinco meses sin poder formar gobierno. En Líbano hay muchísimo dinero. Son unos comerciantes natos, son descendientes de los fenicios. Los cristianos dicen que ellos no son árabes, que son fenicios (y yo visigodo, no te jode). Al libanés medio le gusta aparentar. Da igual que credo profese. Por Beirut hay Porches a patadas. Muchos hechos una mierda, pero Porches al fin y al cabo. También muchos BMW. Muchos hechos una mierda, pero el caso es tener un BMW. Las chicas se arreglan de manera exagerada, ultramaquilladas y horteras hasta el hastío. En Líbano el índice de operaciones de estética por habitantes es el mayor del mundo. En Beirut, si una mujer paga la cuenta habiendo hombres en el grupo, es una humillación para estos. En Beirut hay bares de diseño, restaurantes mega famosos y discotecas de gente cool. Los precios en estos sitios son desorbitados. 

En Líbano conviven en aparente harmonía un sinfín de grupos religiosos enfrentados a muerte en muchos otros puntos del planeta. En Líbano hay mezquitas al lado de iglesias e incluso una sinagoga. En Líbano los musulmanes son más abiertos (hay de todo) y laicos que en cualquier otro lugar. En Líbano los cristianos son más cerrados desde el punto de vista religioso que los musulmanes. En Beirut conviven musulmanas con velo, con musulmanas con minifalda; gente ostentosa incluso por encima de sus posibilidades, con gente sencilla incluso por debajo de sus posibilidades. Musulmanas que beben alcohol y comen jamón se relacionan con musulmanes muy religiosos y se respetan. Beirut es una de las diez mejores ciudades del mundo para salir de fiesta según la Time Out. En Líbano, hay multitud de actividades culturales, conciertos, cines, fiestas, bares normales con precios normales y maravillosamente baratos restaurantes de  maravillosa cocina local. Las libanesas son preciosas, todas, guapas y sensuales a más no poder. Las que se arreglan demasiado pierden todo su atractivo desde mi punto de vista, pero las que no, son para llevarlas al altar. En Líbano llevan cinco meses sin gobierno y la gente es más feliz que un regaliz, nunca han vivido un periodo tan tranquilo y próspero con éste, ja!  . Líbano fue bombardeado hace tres años y está casi reconstruido. Los libaneses siempre salen adelante.  En Beirut la gente te saluda por el barrio. En Beirut es difícil encontrar alguien con quien no puedas comunicarte, hablan mil idiomas. Hassan, el frutero de abajo, sólo habla árabe, pero con una mezcla de palabras sueltas en inglés, francés, español y árabe nos comunicamos. Su cuerpo mustio, sus falanges mutiladas y cada pliegue de su rostro denotan mil vivencias que de haberlas padecido nos sumirían en la más profunda tristeza. Pero Hassan siempre tiene una sonrisa y un marhaba que ofrecer. Su único defecto es que es del Madrid. En Líbano hay multitud de gente de extrema amabilidad y gran sentido del humor, cualidades estas que yo aprecio sobremanera. Gente que ha vivido situaciones terribles frivoliza con ellas y las relativiza. No son unos lloromicas. En esta ciudad puedes salir a tomar una cerveza tranquilamente en un lugar agradable, con música agradable y con compañía  agradable. Lo sé, no parece gran cosa, pero lo es todo.

Published in: on 19 octubre 2009 at 5:47  Comments (5)  
Tags: ,

Alaaaaaaaaa albait u djamil djiddan!!

Siempre quise que llegase el momento de decir esto. Por fin llega y me olvido.

Sí le preguntas a alguien sobre Beirut, o sin preguntarle te cuenta su opinión como voy a hacer yo en el futuro, probablemente comenzará su discurso ladeando la cabeza pensativo, aunque no haya nada que contar porque está harto de repetir siempre la misma historia. Las primeras palabras que saldrán de su boca serán: “Beirut es una ciudad de contrastes”. Es el cliché estándar.

Y es que sí, Líbano es un país de contrastes y en Beirut estos se elevan al cubo. Y no sólo por las docenas de etnias y grupos políticos y religiosos (a veces la política une lo que la religión separa y viceversa) que pueblan el país. Así pues, uno puede encontrarse a un cristiano maronita hablando sin tapujos de la guerra, contándote entre risas anécdotas como cuando lo echaron de su hogar en el sur y luego de su hogar en Beirut, habiendo recibido incluso un disparo, y echando pestes de aquéllos, de los suyos y de los otros. Pero también puede encontrarse a otro cristiano maronita que se refiera a las “C” y a los “M” hablando en castellano, para que el taxista no entienda, porque “musulmán” y “cristiano” se entienden hasta en euskera. Uno puede encontrarse a una musulmana tapada hasta las cejas y otra con una minifalda de escándalo. Uno puede encontrarse una mezquita al lado de una iglesia griega ortodoxa. Uno puede encontrarse a la gente más urbana y cosmopolita del mundo, o a un druso que no sale de las montañas.  Uno puede encontrarse una moderna torre de oficinas al lado de un edificio derruido por las bombas y las balas desde hace más de 30 años.

A priori, resulta imposible hablar del “líbanes medio”, pero poco a poco se van identificando algunos lugares comunes a toda esta gente, verbigracia: son de una extrema amabilidad, invitándote a las mínimas a su casa a dormir incluso (un fulano nos ofreció a mí y a otro chico, dormir en las dos habitaciones de su casa y que él y su padre de 84 años dormirían en el suelo, aunque este fue un ofrecimiento para echar por fuera, porque sabía que no ibámos a aceptar esa demensia); echan mucho por fuera, en amabilidad, dinero y la forma de arreglarse de las chicas, que van a clase de vestido de boda; eso sí, están muy buenas, todas; hablan por los codos; son mínimo bilingües, sino tri o cuatri; lo amables que son cara a cara lo tienen de incorrectos conduciendo, sienten un total desprecio por el conductor ajeno, motorista o peatón (a cruzar la calle lo llamo inmolarme); a diferencia de nosotros los arios, que conducimos con las dos manos en el volante el invierno, y con una mano y el brazo izquierdo apoyado en la ventanilla en verano, los libaneses conducen con una mano en el volante y la otra en el claxón.

Contrastes y lugares comunes, seguiré observando y narrando.

Pd: Hoy me he comido la hambuerguesa más grande del mundo, de medio kilo de carne, prometo foto.

Published in: on 7 octubre 2009 at 20:42  Comments (5)  
Tags: ,

Alegres melodías

Mientras unos dilucidan entre si Madrid o Río es la ciudad adecuada para albergar unos JJOO, yo dilucido sobre qué 20 kilos de material vario, son imprescindibles para una estancia duradera. Afortunadamente, el clima mediterráneo limita las necesidades de ropa de abrigo, ese es el único consuelo.

El “Attack” de The Revillos gira en mi tocadiscos, quizá por última vez en mucho tiempo, mientras degusto un delicioso racimo de uva de la variedad “valencia”, que yo mismo cogí en mis haciendas bercianas. Uno de esos insignificantes momentos de felicidad que propoirciona la vida al que es poco exigente con ella.

Me dispongo a continuar la lectura de “Rebelión en el desierto” de T.E. Lawrence, que felizmente sustituyó a mi anterior lectura, “Viaje a la luz del Cham” de Rosa Regás, un libro de viajes sobre Siria. Y abandoné su lectura al poco de comenzarlo, no porque subitamente el país dejase de ser tan interesante para mí, sino porque era una mierda. Uno que es fan de los libros de viajes y claro, con referentes como Kapuscinski y Kaplan, ese despropósito literario de  la señora Regás, no provocó ni el más mínimo impulso lector. ¿A qué viene un alegato desatado contra las bolsas de plástico en medio de un libro de su experiencia en Siria? ¿A qué vienen tanto detalles y anécdotas superfluas y pueriles sobre cuestiones que poco o nada tienen que ver con Siria y que podrían haberse desarrolla con Albacete como contexto?

Así que rápidamente me di a lectura de otro de los libros que compré para informarme sobre Oriente Medio, en este caso, la versión resumida de la obra magna de Lawrence, el de Arabia de toda la vida. Está siendo mucho más agradable, entretenido e interesante, aunque a veces se pierde demasiado en enumeraciones de etnias, tribus, jerifes… Quería acabarlo antes de partir pero va a ser que no, no me va a dar tiempo y voy a tener que cargar con él que por cierto tiene una edición de mierda. Para un libro de ese tamaño podían haber sacado una edición de bolsillo, pequeña, barata y práctica, ¡pero no! Apuestan por una cara y de gran tamaño, con pastas blandas y una calidad ínfima. El caso señores de la Editorial Montesinos, es que a un libro totalmente nuevo y que me ha costado veintipico eypos, ya se le ha desprendido un taco de páginas.

En cuanto lo acabe procederé a iniciar la lectura del libro que Don Eduardo me ha recomendado, “El cercano Oriente” de su idolatrado Isaac Asimov, del que sólo he leído “Una breve historia de la química” (en realidad no pasé de la página 10), un peñazo que me mandó leer un incauto profesor de química en el colegio. Pero le daremos una oportunidad al bueno de Isaac, que para algo era un tío listo.

Published in: on 2 octubre 2009 at 16:19  Comments (5)  
Tags:

El Innombrable

A veces uno recibe una noticia ante la que no sabe muy bien como reaccionar. Como cuando te dicen que tu abuelo, que lleva semanas sufriendo terriblemente, ha muerto. Esa ambivalencia de sentimientos es, salvando la trágica distancia de tan poco afortunada pero certera comparación, lo que me acaeció el día que me comunicaron, a dos semanas de partir, que mi año de beca en Damasco se transformaba cual participante en Lluvia de estrellas, en un año de beca en Beirut. Y qué podemos hacer si los designios de El Innombrable son inescrutables. Uno se debe a las empresas españolas y a El Innombrable, que tantos recursos ha gastado en formarle ¿no es mi objetivo ayudar a expandir el glorioso capitalismo por el mundo adelante? ¡Qué más donde!

Pero lo cierto es que todos mis esquemas mentales y materiales (este blog es buena prueba de ello) se vieron resquebrajados. Con todo lo que yo había ya leído sobre Siria, con todas las invitaciones a Damasco que había hecho y menos mal que la guía de viajes es para Siria y Líbano, que sino renuncio a la beca…

¿Y este blog? ¿Qué hacer con este conato de blog de tan ingenioso nombre? Lo cierto es que poco me costó clonar tan manida broma, pero no es menos ciertos que estoy altamente orgulloso de él y de las dos primeras entradas sobre mi “viejo” destino. Por lo tanto he decidido mantenerlo, para regocijo de los miles de fans que me siguen desde la blogsfera (siempre quise emplear este término); eso sí, subtitulándolo para que haga alguna elusión a Líbano.

Así que señores, sean ustedes bienvenidos y hagan de ésta, mi casa, su casa, y exprésense todo lo libremente que les permita su conciencia.

¡VIVA HONDURAS!

Published in: on 25 septiembre 2009 at 16:37  Comments (3)  

Breve historia de Siria

Árabes, arameos, fenicios, asirios, babilonios,  circasianos, kurdos, judíos, acadios… Diferentes pueblos han “pasado” por el territorio y han determinado la actual base poblacional siria. Vestigios de civilizaciones de hasta 10.000 años a.C se hallan en la región. Damasco y Alepo, rivalizan con Jericó como las ciudades continuamente habitadas más antiguas del mundo. La cultura sumeria se desarrolló en asentamientos como Mari, Ebla o Ugarit. Los fenicios se fueron asentando en la costa mientras los amoritas, fundaron varios reinos en el interior, entre los ríos Éufrates y Tigris, es decir, Mesopotamia. Egipto y Babilonia se disputaron la hegemonía en la zona durante siglos hasta la llegada de Alejandro Magno en el 333 a.C. Posteriormente los romanos se hicieron con el control, establecieron la capital de la provincia en Antioquía  y durante siglos se dedicaron a rechazar incursiones persas. Con la división del imperio romano, Siria continúo siendo parte de Bizancio y rechazando embites persas durante dos siglos más. Pero sucumbieron ante los árabes. Se fundó la dinastía de los Omeyas que viviría su esplendor con Damasco como capital durante el siglo VII. Los Abásidas, mucho más religiosos, “sustituyeron” a los omeyas derramando toda la sangre que pudieron. A finales del primer milenio, los fatimíes trasladaron el centro de poder del califato a El Cairo.

Todo este lío es en realidad una breve y probablemente inexacta introducción a mi época favorita, las Cruzadas vs. Saladino. El Papa Urbano II todavía no había asimilado la caída del Imperio Bizantino, por lo que en el año 1o95 lanzó un llamamiento a los cristianos, proclamando la necesidad de recuperar los Lugares Santos de Jerusalen. Así pues, en las costas europeas comenzó a embarcar white trash de todo tipo hacia Palestina (lo que mal empieza…). Así pues, la avanzada y floreciente civilización árabe comenzó a recibir los embites de los bárbaros occidentales comeniños (parece ser que esto no es una exageración) que alcanzarían el culmen de su mala fama con la toma de Jerusalen, en la que provocaron una de las mayores matanzas de las que se tiene constancia, quemando vivos o degoyando a la práctica totalidad de la población. Pero ahí comenzó a gestarse la leyenda de Saladino que reconquistó y expulsó a los cristianos con una sustancial diferencia de talante. Escoltándoles hasta la costa y proveyéndoles de transporte a casa; o invitándoles a quedarse a vivir por aquellos bellos parajes.

Posteriormente la región fue dominada por unos señores conocidos como los mamelucos hasta el apogeo del Imperio Otomano, que se extendió hacia el sur. Tras cuatro siglos de dominación otomana, comenzaron a brotar sentimientos nacionalistas árabes en diferentes puntos del Imperio. Esto lo aprovecharían lo aliados, para ofrecer la independencia a quien se sumase a su causa contra las potencias del eje central, de las que los otomanos formaban parte. Pero franceses y británicos, dando una nueva muestra de honor, acordaron secretamente repartirse el cotarro tras la guerra. Y así lo hicieron, Siria y el Líbano para Francia y Palestina y Jordania para Gran Bretaña. El periodo de entreguerras fue una época de continuos levantamientos árabes y falsas promesas francesas, que tendría como zénit de la sinvergonzonería el “regalo” de Antioquía a los turcos. Durante la IIGM, Siria sería “liberada” de Francia (colaboracionista) por la propia Francia (aliada) y los ingleses, como siempre en todos los fregaos. Al acabar la guerra, Francia quiso mantener el control, pero al irse los ingleses, se hicieron caquita y Siria consiguió por fin la independencia.

Siria se unió a la Liga Árabe y en 1948 participó en la guerra contra los judíos a la que sobrevivió el nuevo estado de Israel. Durante los siguientes años se sucederían una serie de golpes de estado, promulgación de constituciones y enfrentamientos armados con Israel. El Baaz con su ideal de panarabismo comenzaba a posicionarse como la fuerza política dominante y en plena Guerra Fría, Siria se acercaba cada vez más a los postulados soviéticos (nadie es perfecto), lo que le reportaría cuantiosas ayudas económicas y militares en los años venideros. En 1958 Siria y Egipto se unen formando la República Árabe Unida con Nasser como presidente. Este invento no duro mucho, pues sólo tres años después, los militares sirios se sublevaron y Siria abandonó la RAU, a lo que Nasser no opuso resistencia. La inestabilidad pre-RAU volvió hasta que un grupo de militares izquierdistas, impuso un gobierno dominado por el Baaz. En 1967, con la Guerra de los 6 Días, Israel humilló a las naciones árabes limítrofes, cuyas fuerzas aréreas, mucho más poderosas, fueron arrasadas en tierra por la aviación israelí sin previa declaración de guerra. Israel invadió los Altos del Golán (que no ha abandonado todavía) y Siria rompió relaciones con UK y USA que habían apoyado a los judíos. En 1970 Hafez Al Assad (padre del actual presidente) tomo el poder. En 1973 en la Guerra del Yom Kippur, Egipto y Siria pusieron a Israel contra las cuerdas, pero consiguieron rechazar el ataque gracias al apoyo de norteamericanos principalmente. En 1975 Egipto reconoció al estado de Israel, lo que hizo que Siria y Jordania, contrarios a esto, estrecharan lazos. En 81 Israel se anexionó los Altos del Golán lo que generó un enfrentamiento armado con Siria en Líbano. En los 80 Siria se posicionó a favor de Irán en su guerra contra Irak, por lo que fue proscrita por la sociedad internacional. A finales de la década, Siria contribuyó al final de la guerra civil en el Líbano y participó en la coalición internacional contra Saddam en la Guerra del Golfo, lo que mejoró sus relaciones diplomáticas con los EEUU. En el 94 comenzaron las conversaciones con Israel para la devolución de los territorios conquistados en el 67, pero el asesinato del presidente isrealí, Rabin, el principal valedor de este proceso, supuso el cese de las negociaciones. En el año 2000 Al Assad murió y fue sustituido por su hijo. Dos años después Siria fue incluíada en el “eje del mal” por Bush jr.

Actualmente Siria no ha normalizado sus relaciones con occidente y es para Israel, la principal amenaza militar a su seguridad. Esto es una breve, atropellado y probablemente inexacto resumen de la historia de Siria.

Published in: on 8 septiembre 2009 at 13:58  Comments (7)  
Tags: ,