Alaaaaaaaaa albait u djamil djiddan!!

Siempre quise que llegase el momento de decir esto. Por fin llega y me olvido.

Sí le preguntas a alguien sobre Beirut, o sin preguntarle te cuenta su opinión como voy a hacer yo en el futuro, probablemente comenzará su discurso ladeando la cabeza pensativo, aunque no haya nada que contar porque está harto de repetir siempre la misma historia. Las primeras palabras que saldrán de su boca serán: “Beirut es una ciudad de contrastes”. Es el cliché estándar.

Y es que sí, Líbano es un país de contrastes y en Beirut estos se elevan al cubo. Y no sólo por las docenas de etnias y grupos políticos y religiosos (a veces la política une lo que la religión separa y viceversa) que pueblan el país. Así pues, uno puede encontrarse a un cristiano maronita hablando sin tapujos de la guerra, contándote entre risas anécdotas como cuando lo echaron de su hogar en el sur y luego de su hogar en Beirut, habiendo recibido incluso un disparo, y echando pestes de aquéllos, de los suyos y de los otros. Pero también puede encontrarse a otro cristiano maronita que se refiera a las “C” y a los “M” hablando en castellano, para que el taxista no entienda, porque “musulmán” y “cristiano” se entienden hasta en euskera. Uno puede encontrarse a una musulmana tapada hasta las cejas y otra con una minifalda de escándalo. Uno puede encontrarse una mezquita al lado de una iglesia griega ortodoxa. Uno puede encontrarse a la gente más urbana y cosmopolita del mundo, o a un druso que no sale de las montañas.  Uno puede encontrarse una moderna torre de oficinas al lado de un edificio derruido por las bombas y las balas desde hace más de 30 años.

A priori, resulta imposible hablar del “líbanes medio”, pero poco a poco se van identificando algunos lugares comunes a toda esta gente, verbigracia: son de una extrema amabilidad, invitándote a las mínimas a su casa a dormir incluso (un fulano nos ofreció a mí y a otro chico, dormir en las dos habitaciones de su casa y que él y su padre de 84 años dormirían en el suelo, aunque este fue un ofrecimiento para echar por fuera, porque sabía que no ibámos a aceptar esa demensia); echan mucho por fuera, en amabilidad, dinero y la forma de arreglarse de las chicas, que van a clase de vestido de boda; eso sí, están muy buenas, todas; hablan por los codos; son mínimo bilingües, sino tri o cuatri; lo amables que son cara a cara lo tienen de incorrectos conduciendo, sienten un total desprecio por el conductor ajeno, motorista o peatón (a cruzar la calle lo llamo inmolarme); a diferencia de nosotros los arios, que conducimos con las dos manos en el volante el invierno, y con una mano y el brazo izquierdo apoyado en la ventanilla en verano, los libaneses conducen con una mano en el volante y la otra en el claxón.

Contrastes y lugares comunes, seguiré observando y narrando.

Pd: Hoy me he comido la hambuerguesa más grande del mundo, de medio kilo de carne, prometo foto.

Published in: on 7 octubre 2009 at 20:42  Comments (5)  
Tags: ,

The URI to TrackBack this entry is: https://hablandoensirio.wordpress.com/2009/10/07/alaaaaaaaaa-albait-u-djamil-djiddan/trackback/

RSS feed for comments on this post.

5 comentariosDeja un comentario

  1. Saludos Pablete!

    Veo que te adaptas sin dificultad! No esperaba menos de ti. A mi también me alegró mucho tener la oportunidad de despedirme en condiciones. Aunque espero que no sea por mucho tiempo!

  2. Pabliño, no sabes como te entiendo con algunas cosas como lo del claxon. Aquí se conduce de oído, los intermitentes ni sueñes con usarlos, de hecho, muchos coches llevan hasta los retrovisores metidos…

    Me alegro de que todo vaya bien. A ver si encuentras piso pronto, eh??

    Un besazo y te esperamos en Delhi las Marías con los brazos abiertos si te apetece pasarte por aquí!!!!

  3. Ia Bablu, ia bablu!!
    Ni a mi ni al Llopis se nos olvidó la tan archiconocida frase “albeitullamirundjiddan!!!” El pavo de turno se quedaba petrificado y se embarcaba en una charla en arabe que.. bueno.. digamos que no nos apetecia continuar😉
    Me alegro de que te hagas al sitio. Nosotros nos mudamos el sabado proximo a la casa (tenemos un dormitorio para ti, como prometido)
    un abrazo!
    G

  4. Pablinho!!

    Yo paso de invitarte a mi keli. Pero me pasaré pro tu pueblo, que pinta muy wapo. Vete haciendome hueco en albait dujamil unjita.

  5. Pabliño!!!

    La próxima, la primera frase del curso “Ana asaab, ua anti?” Joder, para algo tienen que servir esos 3 meses de Manolo!!
    Pues las libanesas se han debido de quedar con toda la belleza que Dios iba a repartir entre los malayos…

    Me encanta el nombre de tu blog, ahí, pa despistar 😛 😛 al final, buen cambio, yo creo!!

    Pau


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: