El Chouf, miña terra galega

El Chouf es una zona montañosa al sur de la capital Beirut, una de las regiones más emblemáticas del país en la que se forjó buena parte de la historia libanesa. Es el bastión de una peculiar ortodoxía del islám, los drusos, aunque los musulmanes no los consideran dentro del Islam. Los drusos desciende supuestamente de la corriente chíita e integran muchos elementos de otras religiones y tradiciones sectarias. Los drusos son unos señor con con bigote, cabeza rapada tapa por gorritos peculiares y con pantalones de esos de “culo cagao”, que han mantenido muchos aspectos de su idiosincrasia religiosa en el más absoluto secreto, lo que los convierte inmediatamente en interesantes a ojos del extranjero. Los drusos son una corriente muy oscura, pues entre ellos, sólo unos pocos “sabios” tienen acceso a sus textos sagrados y la mayoría se mantienen ajenos a los asuntos religiosos. En las montañas de Chouf han convivido tradicionalmente en armonía drusos y cristianos maronitas, aunque a medidos del siglo XIX se mataron un poquito entre ellos y durante la guerra civil se mataron bastante entre ellos y los maronitas fueron parcialmente expulsados de la zona.

vejete druso

El Chouf es una de las regiones más bellas del Líbano. Es verde, arbolado, montañoso y no es esperpento urbanísitco como el resto del país. Cuando entre en las montañas del Chouf por primera vez me recordó terriblemente a Galicia, por lo comentado y especialmente por la existencia de bancales en las laderas que evocan a la Ribeira Sacra. Pero probablemente todas las similitudes geográficas que he asimilado sean mayormente producto de la constatación de las enormes similitudes sociopolíticas con la “terriña”.

yo y el Chouf

Los drusos son la comunidad libanesa más cerrada y con menos escisiones. Su líder político es Walid Jumblatt, hijo del antiguo líder, Kamal Jumblatt, que fue asesinado durante la guerra civil. El partido político al que pertenece es el Partido Socialista Progresista. Jumblatt siempre ha pretendido dar un imagen moderna, con su estética rompedora en su juventud y con su dialética marxista es sin duda uno de los más peculiares elementos del panorama olítico libanés. Pero la realidad da muestras claras y abiertas de las más anacrónicas formas de feudalismo clientelar. Jumblatt abre su palacio los sábados por la mañana para recibir a sus vasallos y solucionar sus problemas más inmediatos: una licencia por aquí, un puesto de trabajo por allá, un soborno por acolá… Cuando decidimos visitar la zona, llamamos y concertamos con la seguridad del “príncipe druso” poder visitar su castillo ese sábado por la mañana. Las medidas de seguridas son tremendas y absurdas. Una vez dentro uno no puedo sino asombrarse de la majestuosidad de la espectacular morada y en nuestro caso también pudimos disfrutar además de la majestusidad de la mujer de Jumblatt que, altiva, abandonaba el recinto a nuestra llegada en su Porche Cayenne. La idea era visitar el palacio e irnos, pero al decirle a uno de los hombrecillos de Jumblatt que éramos de la Embajada, este insitió mucho en que los viéramos, que nos recibiría encantado. No dio vergüenza decir que no y aceptamos. Jumblatt recibe en una humilde sala que tiene sillas alrededor, siendo una de ellas la destinada al líder. Esperamos a que acabara la reunión que tenía con el patriarca de la Iglesia Ortodoxa tomando café con mucho cardamomo (forma de demostrar riqueza según uno de nuestros acompañantes) y contemplanto infames cuadros de estética decimonómica con motivos soviéticos. Entró y tomó asiento. El hombre está hecho una mierda, flacucho, alicaído, triste… nos recibió sin afeitar y con una cazadora raída. Se supone que recibía en el orden que la gente estuviese sentada (en el sentido de las agujas del reloj) pero el primero en ser atendido fue un ministro que había acudido ese día. Luego siguió el orden establecido. Allí estaba el cacique ordenando y diponiendo ante el regocijo de los beneficiarios de su inmensa gratirud. Nosotros fuimos de los primeros. No sabíamos muy bien qué decirle: “Sr. Jumblatt, somos de la embajada de España, estamos visitando la zona y es un honor que nos reciba”. El preguntó por el embajador, nos dimos las manos y nos fuimos, que todavía tenían una larga jornada caciquil por delante y tampoco era plan de alargarla con asuntos triviales.

Jumblatt con los ortodoxos
Published in: on 10 marzo 2010 at 17:08  Comments (3)  

The URI to TrackBack this entry is: https://hablandoensirio.wordpress.com/2010/03/10/el-chouf-mina-terra-galega/trackback/

RSS feed for comments on this post.

3 comentariosDeja un comentario

  1. Estás hecho un gran escritor. Porque una persona de mundo siempre has sido. Y sabes mucho de todo. Me alegro. No conocía este blog, a partir de ahora, Dios mediante, procuraré visitarlo a menudo. Un saludo antimarxista.

  2. Hola!

    Me estoy leyendo tu blog. Estoy ya al final del MAster de Alcalá CECO y he pedido Beirut.

    Creo que soy la única! Yo tb querría Damasco, pero como la han quitado, veo que contigo de por medio, pues Beirut estaba al lado.

    Mil gracias por el blog y veremos donde me manda ese ser superior señor de las becas.

    Un abrazo!

  3. Hola,
    Soy una desconocida que ha llegado a tu blog de chiripa clicando cosas sobre Beirut en google. No sé si me puedes ayudar, pero por preguntar no pierdo nada. El año que viene será mi último año de universidad, y estoy pensando en aprovecharlo para irme al extranjero. Me interesa mucho Beirut. Quizás, si pudieras dedicarme algo de tiempo, podrías solucionarme algunas dudas que tengo sobre la ciudad. ¿Podrías escribirme, plis? Mi dirección de correo es:
    prodriguezamigo@gmail.com
    ¡Gracias y saludos!

    Patricia


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: